Informacion General

Ri­tual sa­tá­ni­co en tie­rras Bra­si­le­ñas

Ri­tual sa­tá­ni­co en tie­rras Bra­si­le­ñas
12/01/2018 10:48 |  Habrían sido engañadas con la ilusión de dar un paseo en Brasil. Investigadores de ese país tendrían la certeza de que los mutilados se dedicaban a la pesca o al ganado.Testigo clave confirmó que las víctimas serían de Corrientes

 Quien habría secuestrado o intercambiado a los niños por un camión robado es el prófugo argentino.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes por el ca­so de des­cuar­ti­za­mien­to de dos her­ma­ni­tos en un ri­tual sa­tá­ni­co en tie­rras bra­si­le­ñas, lle­va­ron a la de­cla­ra­ción de un tes­ti­go cla­ve quien ase­gu­ró que los pe­que­ños sa­lie­ron de Co­rrien­tes.

“Pa­ra quie­nes no te­ní­an qué co­mer, el anun­cio era un pa­ra­í­so” fue unas de las fra­ses que uti­li­zó. “Fue­ron con la ilu­sión de dar un pa­seo por Bra­sil, con mu­cha co­mi­da y di­ver­sión” ha­bría ma­ni­fes­ta­do se­gún lo in­for­mó el por­tal Jor­nal NH de No­vo Ham­bur­go, el cual tam­bién con­sig­nó el po­si­ble iti­ne­ra­rio por el cual pu­die­ron atra­ve­sar las víc­ti­mas des­de su cap­tu­ra has­ta su sa­cri­fi­cio. Es que los in­ves­ti­ga­do­res bra­si­le­ños pa­re­cen te­ner la cer­ti­dum­bre de que los her­ma­nos, un ni­ño de en­tre 8 y 9 años y una ni­ña de en­tre 10 y 12, son oriun­dos de Co­rrien­tes, don­de fue­ron se­cues­tra­dos o in­ter­cam­bia­dos por Jor­ge Adrián Al­ves, el hom­bre de na­cio­na­li­dad ar­gen­ti­na que apa­re­ce en el lis­ta­do de im­pli­ca­dos y que aún per­ma­ne­ce en con­di­ción de pró­fu­go. Jor­nal NH con­sig­nó que el mis­mo tes­ti­go cla­ve in­di­có que las víc­ti­mas pro­vie­nen de un “lu­gar de Co­rrien­tes don­de los na­ti­vos tra­ba­jan por 5, 10 o 15 re­a­les por dí­a, prin­ci­pal­men­te en ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a la pes­ca en el río Pa­ra­ná o a la crian­za de ga­na­do”. So­bre esas de­cla­ra­cio­nes se ba­san los in­ves­ti­ga­do­res bra­si­le­ños pa­ra te­ner co­mo pis­ta fir­me a nues­tra pro­vin­cia. El por­tal del ve­ci­no pa­ís se­ña­ló que los ni­ños fue­ron en­ga­ña­dos con el pre­tex­to de dar un pa­seo en Bra­sil, tras lo cual fue­ron lle­va­dos has­ta No­vo Ham­bur­go, don­de los es­cla­vi­za­ron al me­nos un día an­tes de ser trans­por­ta­dos a Gra­va­ta­í, otro mu­ni­ci­pio del es­ta­do de Río Gran­de Do Sul, ubi­ca­do a po­cos ki­ló­me­tros de Por­to Ale­gre. En con­tra­par­ti­da a es­tas re­ve­la­cio­nes, el pun­to so­bre el cual aún no se pue­de te­ner in­for­ma­ción cier­ta re­fie­re a cuán­do se ha­bría lle­va­do a ca­bo el tras­la­do de los ni­ños. Por eso, des­de el pa­ís ca­rio­ca se tra­za­ron co­mo es­tra­te­gia re­vi­sar los pa­sos fron­te­ri­zos que Al­ves pu­do ha­ber uti­li­za­do en el úl­ti­mo año y me­dio. So­bre Al­ves pe­sa una or­den de pri­sión pre­ven­ti­va por 30 dí­as a cum­pli­men­tar­se des­de el mo­men­to en el que sea cap­tu­ra­do, pe­ro des­de di­ciem­bre no hay pis­tas so­bre su pa­ra­de­ro. Se sa­be que el hom­bre vi­vió has­ta prin­ci­pios de ene­ro en el ba­rrio Lom­ba Gran­de de No­vo Ham­bur­go, don­de en sep­tiem­bre fue­ron ha­lla­dos los cuer­pos des­cuar­ti­za­dos y que apa­ren­te­men­te tra­ba­ja­ba pa­ra dos de los em­pre­sa­rios in­mo­bi­lia­rios que pa­ga­ron 25.000 re­a­les pa­ra re­a­li­zar el ri­tual sa­tá­ni­co en el tem­plo de Sil­vio “El Bru­jo” Fer­nan­des Ro­drí­gues, de­te­ni­do des­de di­ciem­bre.

Sin pe­di­dos for­ma­les Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, des­de el con­su­la­do ar­gen­ti­no en Por­to Ale­gre se mos­tra­ron cau­tos y ex­pre­sa­ron que “to­da­vía no hay nin­gún pe­di­do for­mal pa­ra ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción en Ar­gen­ti­na o li­brar pe­di­do de cap­tu­ra pa­ra el sos­pe­cho­so”. En tan­to des­de la Po­li­cía de Co­rrien­tes co­mo de Mi­sio­nes in­di­ca­ron que to­ma­ron co­no­ci­mien­to del ca­so a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y no ha­bí­an re­ci­bi­do nin­gún pe­di­do for­mal pa­ra co­la­bo­rar en la in­ves­ti­ga­ción, a pe­sar del cons­tan­te con­tac­to que man­tie­nen las uni­da­des de la zo­na cos­te­ra al río Uru­guay con sus pa­res del ve­ci­no pa­ís.

El he­cho El ca­so co­men­zó a ser in­ves­ti­ga­do el 4 de sep­tiem­bre, cuan­do ve­ci­nos del ba­rrio Lom­ba Gran­de de No­vo Ham­bur­go en­con­tra­ron res­tos hu­ma­nos den­tro de bol­sas y ca­jas de car­tón arro­ja­das en un ma­to­rral. La Po­li­cía re­vi­só el pe­rí­me­tro y ter­mi­nó dan­do con otro ca­dá­ver. Los uni­for­ma­dos te­jie­ron co­mo pri­me­ra hi­pó­te­sis un cri­men ma­fio­so o un ajus­te nar­co, pe­ro los dí­as pa­sa­ron y to­do cam­bió. Na­die re­cla­mó por los ni­ños ase­si­na­dos y eso lla­mó la aten­ción de los pes­qui­sas. Pos­te­rior­men­te se lle­gó a la pis­ta del tem­plo sa­tá­ni­co y re­cién en di­ciem­bre se de­tu­vo al “Bru­jo”, a dos de sus se­gui­do­res y al hi­jo de uno de ellos. En la in­ves­ti­ga­ción hay tres su­je­tos que per­ma­ne­cen pró­fu­gos, en­tre ellos el ar­gen­ti­no. Se cree que los ni­ños fue­ron de­ca­pi­ta­dos por me­dio de tor­ni­que­tes y que du­ran­te el ri­tual los asis­ten­tes in­clu­so prac­ti­ca­ron ca­ni­ba­lis­mo con las víc­ti­mas.

Cronología de la historia de terror

El en­cuen­tro de dos ca­dá­ve­res des­cuar­ti­za­dos en No­vo Ham­bur­go, en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, fue só­lo el co­mien­zo de una his­to­ria con va­rios ca­pí­tu­los. El 4 de sep­tiem­bre de 2017: dos cuer­pos fue­ron en­con­tra­dos des­mem­bra­dos den­tro de bol­sas plás­ti­cas y ca­jas de car­tón en el ba­rrio Lom­ba Gran­de. Los res­tos mor­ta­les es­ta­ban al bor­de de una ca­rre­te­ra, cer­ca de un ma­to­rral. La Bri­ga­da Mi­li­tar fue has­ta el lu­gar. Las ca­be­zas no fue­ron ha­lla­das. El 7 de sep­tiem­bre de 2017: con la in­for­ma­ción del Ins­ti­tu­to Ge­ne­ral de Pe­ri­cias (IGP), la po­li­cía des­cu­bre que los res­tos eran de dos ni­ños, un va­rón de en­tre 8 y 9 años, y una ni­ña de en­tre 10 y 12 años. El 28 de sep­tiem­bre de 2017: el re­sul­ta­do del exa­men de ADN en los cuer­pos re­ve­ló que las víc­ti­mas eran her­ma­nos, hi­jos de la mis­ma mu­jer, pe­ro de pa­dres di­fe­ren­tes. 4 de oc­tu­bre de 2017: la po­li­cía su­po­ne que la ma­dre de los dos ni­ños ase­si­na­dos tam­bién es­ta­ría muer­ta. La sos­pe­cha se fun­da en el he­cho de que nin­gún fa­mi­liar in­for­mó de la fal­ta de los me­no­res. En esa eta­pa in­ves­ti­ga­ti­va los in­ves­ti­ga­do­res ya sos­pe­cha­ban que el cri­men po­drí­an te­ner re­la­ción con un ri­tual de ma­gia, de­bi­do a la pre­sen­cia de al­co­hol en uno de los cuer­pos. El 27 de di­ciem­bre de 2017: Se arres­tó al lí­der de un tem­plo sa­tá­ni­co y a dos de sus se­gui­do­res en un si­tio de la re­gión me­tro­po­li­ta­na de Por­to Ale­gre. El 3 de ene­ro de 2018: la po­li­cía ci­vil di­vul­gó la de­ten­ción de las tres per­so­nas y de­ta­lles del ca­so que in­ves­ti­gan, aun­que sin ma­yo­res de­ta­lles por­que aún con­ti­núa la bús­que­da de los crá­ne­os de las víc­ti­mas. El 8 de ene­ro de 2018: pi­die­ron ha­be­as cor­pus pa­ra “el bru­jo”. La de­fen­sa de Síl­vio Ro­dri­gues Fer­nan­des, de 44 años, so­li­ci­tó un ha­be­as cor­pus y que la pri­sión sea con­ver­ti­da a pre­ven­ti­va. Si­tua­ción que aún no fue de­fi­ni­da. La abo­ga­da De­ni­se Dal Mo­lin Pe­lliz­zo­ni ale­ga más de un mo­ti­vo pa­ra pe­dir la li­ber­tad de su clien­te. En­tre ellos, un su­pues­to “a­bu­so re­li­gio­so” del de­le­ga­do Mo­a­cir Fer­mi­no, an­tes in­clu­so de las de­cla­ra­cio­nes po­lé­mi­cas a la pren­sa ci­tan­do “re­ve­la­ción di­vi­na”. En el ex­pe­dien­te, ella tam­bién re­cla­ma que los abo­ga­dos de la de­fen­sa no tu­vie­ron ac­ce­so a los au­tos de la in­ves­ti­ga­ción. La Po­li­cía Ci­vil sos­tie­ne que po­see evi­den­cia pe­ri­cial y tes­ti­gos, y que la cre­en­cia del de­le­ga­do no per­ju­di­có la in­ves­ti­ga­ción. El juez que de­ter­mi­nó la de­ten­ción pre­ven­ti­va tam­bién elo­gió el es­cru­ta­do po­li­cial, di­cien­do que hay prue­bas con­cre­tas.