Locales

Lo más importante el pueblo decidio

Lo más importante el pueblo decidio
21/10/2017 09:23 |  La visión de un simple ciudadano preocupado por entender ¿HACIA DONDE VAMOS? (…) Por Cr. José Niveyro

 LA CONTUNDENCIA Sin duda el triunfo de Elvira S. de Cemborain y por ende de Victor, fue contundente. En primer lugar debemos destacar el alto porcentaje de participación: votaron el 80 % de los empadronados. La fórmula del Frente Cambio Solidario obtuvo el 62,62 % (14.843 votos) frente al 37,38 % (8.859 votos) de Eco-Cambiemos.

Los votos para concejales del Frente Cambio Solidario nos muestran que unos 2.457 electores votaron la fórmula a intendente y vice pero a concejales eligieron otra opción; por ejemplo el Frente Renovador 1 Pais, que obtuvo unos 1.230 sufragios. Seguramente esta dispersión de votos impida que El Frente Cambio Solidario obtenga 4 concejales.

El otro dato destacable, y que seguramente no le caiga muy bien a dirigentes y militantes radicales que vienen trabajando desde hace años por su partido, es que la “saltarina” Analía Velazquez (acompañada por un conocido dirigente justicialista) accede a un nuevo periodo como concejal con solo 124 votos con su ahora Partido Laborista.

LA SORPRESA Fue el triunfo de Eco-Cambiemos en la provincia por unos 9 puntos. No dábamos por sentado el triunfo de nadie porque la elección parecía que iba a ser más reñida. ¿QUE LE FALTO A CAMAU ESPINOLA? Creemos que le faltó llegada a la gente común, cosa que Victor logró ampliamente. Y no porque no lo haya intentado. Ha recorrido varias veces toda la provincia, ¿no convenció su mensaje? ¿le faltó lo que se dice carisma? Tal vez, también, le faltó mostrar obras y gestión, que en la Capital fue reconocido hasta por los opositores. Claro, con el decidido apoyo de la presidenta Cristina Fernández, cosa que se cuidó de reconocer en su campaña, corrido por la propaganda anti K según la cual, todo lo hecho por el gobierno anterior estaba mal.

¿O LE FALTO UN DURAN BARBA Y JUECES “MILITANTES”? Cambiemos triunfó en 2015 convenciendo a muchos, especialmente a la sensible pero desinformada clase media, que el gobierno de Cristina Fernández fue lo peor de la historia argentina. Logró que votaran en contra del entonces candidato oficialista, Daniel Scioli, hasta quienes habían recibido beneficios y derechos que le fueron quitados o desconocidos por los que pensaban igual que quienes proponían el Cambio, durante la dictadura o durante el menemismo.

¿Debemos reconocer que la gestión radical de los últimos 16 años fue un ejemplo de transparencia y austeridad republicana? ¿Que ningún funcionario provincial se ha enriquecido ilícitamente estos años? ¿Que la obra pública y todas las contrataciones del Estado no tienen ni han tenido los acostumbrados sobreprecios y retornos?

¿O debemos pensar que la oposición correntina no consiguió los jueces militantes que logró Cambiemos a nivel nacional para instalar ante la opinión pública, con razón o sin ella, que los de Eco “se robaron todo”?

Porque Cambiemos consiguió jueces que hasta hacen coincidir las causas judiciales, que normalmente duran años, con el cronograma electoral que conviene al actual oficialismo. El éxito de los ideólogos y especialistas en manipular la opinión pública, con el aporte inestimable del 90 % de los medios concentrados de comunicación y del poder económico que actúa en las sombras, es innegable. Lograron que una buena parte de la población condene a los corruptos “malos” y acepte y tolere la corrupción y las mafias “buenas”, es decir, ligadas al actual oficialismo.