Provinciales

$106 millones destinados a una “Fábrica Fantasma”

17/06/2017 10:42 |  Un aporte millonario de la provincia asignado en un Fideicomiso que integra el Fondo de Desarrollo Rural (FDR), saldrá al salvataje de la tremenda defraudación a dineros del Estado perpetrada por un Cooperativa Citrícola de Mocoretá.

La que debía construir una fábrica de jugos que se inició a medias, y que después quedó totalmente abandonada. Hay una denuncia penal en curso ante la posible malversación de fondos públicos.

 Ayer, casi tres meses después se dio a conocer el Decreto N° 597 fechado el 27 de marzo (tras su publicación en el boletín oficial), que resuelve la integración de un Fiduciario de 84 millones de pesos aportados por el FDR, más insólitamente la cesión del bien inmueble de la Cooperativa de Transformación, Industrialización y Comercialización Citrícola de Mocoretá, (Ticcm), calculado en un valor de 22.000.000 de pesos. Esa cifra no está para nada representada por ejecutado hasta el momento. Asimismo justamente ese monto, representa el dinero cedido por el Fondo de Desarrollo Rural como inversión a la TICCM para la construcción de la planta fabril que nunca se concluyó, a más de 5 años de su anunció. Si se suman los nuevos 84 millones, más los 22 millones otorgados con anterioridad, el desembolso llega a la friolera de 106 millones de pesos de algo que por ahora no se ejecutó: la ansiada fábrica de jugos. Legalmente el emprendimiento ahora será controlado por la cartera de Hacienda en manos de José Enrique Vaz Torres, considerado el ideólogo de este aun frustrado mega-proyecto con muchos millones en danza. Pero ocurrirían situaciones insólitas durante la investigación periodística. Una publicación del diario El Litoral del pasado 11 de mayo, aseguraba que la obra avanzaba a buen ritmo, según se explicaba desde el Ministerio de Vaz Torres. La publicación fue lanzada tres días después de una anterior nota de 1588, donde se informaba que todo estaba paralizado. El 13 de mayo un equipo de periodistas llegó al lugar y capto imágenes reproducidas en un video, las que mostraban un emprendimiento totalmente abandonado.

LAS IRREGULARIDADES

En abril se supo que la constructora CAM SRL de Carlos Alberto Melana, responsable de la obra, no tenía ni un solo empleado (CUIT 30-71025340-0) registrado. Asimismo, que la Cooperativa Citrícola Mocoretá no estaba en regla ante el INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), al que le debía las memorias y balances de los últimos años. Eran las exigencias contables de los periodos en el que recibió los millonarios recursos. El consejo directivo anterior de la Cooperativa (Ticcm) presidido por Jerónimo Gromenida, nunca pudo demostrar el faltante de más de dos millones de pesos, por no tener los comprobantes de gastos. Gromenida, es íntimo amigo del actual viceintendente de Mocoretá, Eduardo Cometti, y del senador radical, Henry Fick (ex intendente). Hay quienes sostienen que se hacían transferencias de dinero hacia la cuenta de su propia empresa. Fick es uno de los principales impulsores del proyecto. La fábrica en algún momento llegará a concluirse, lo que nunca se sabrá es, si los recursos aportados fueron superiores a lo que realmente debía invertirse.