Locales
Está en perfecto estado el bebé que fue abandonado en Mburucuyá

Está en perfecto estado el bebé que fue abandonado en Mburucuyá
11:51 |  La doctora Silvia Bonassies, directora del Hospital Llano comentó que el bebé que llegó desde Mburucuyá que había sido abandonado en un campo, en zona rural, está en muy buen estado de salud, en buen peso con casi 3 kilos, sin alguna patología o mal formación. Indicó que nadie se acercó a preguntar por el bebé, y que por el momento continuará internado en neonatología del nosocomio.

 “Está hace unos días, está bien de salud, tiene un buen peso, nació en término, dentro de los meses que tenía que nacer, casi 3 kilos, está en neonatología”, expresó.

“Es una criatura normal, al cuidando nuestro, no se descubrió ninguna patología o mal formación, sólo está al cuidado nuestro”, manifestó.

Preguntaron por el bebé

No, y aunque así fuera no permitimos que ninguna persona ingrese a la maternidad o neotanología, tenemos un personal de la Policía de Corrientes y personal nuestro que verifica esto, sobre todo con bebés que están sin familiares cerca. Si el juzgado nos manda por escrita alguna cuestión es diferente”, mantuvo.

“Hasta el momento lo tenemos acá si el juez solicita va donde diga”, sostuvo.

NOTA RELACIONADA

El bebé abandonado en Mburucuyá fue internado en el Hospital Llano

El pequeño de solo 48 horas de vida, que fue encontrado en un pastizal en la zona rural de Mburucuyá y rescatado por un paisano, se encuentra “estable y en muy buen estado”, aseguraron desde el hospital San Antonio. Por disposición judicial, ahora se encuentra bajo la tutela de los profesionales pediátricos del centro de salud capitalino, hasta tanto se dirima la situación de su tutela con la familia.

En la no­che del Jue­ves San­to y lue­go de ha­ber­le prac­ti­ca­do aná­li­sis bio­quí­mi­cos en el Hos­pi­tal Ma­ría Au­xi­lia­do­ra de Sa­la­das, el pe­que­ño ha­lla­do en una zan­ja en la zo­na ru­ral de Mbu­ru­cu­yá fue tras­la­da­do ha­cia la ca­pi­tal co­rren­ti­na.

“El mo­vi­mien­to res­pon­de a la dis­po­si­ción del juez (Al­fre­do) Ci­ma. Cre­e­mos que se tra­ta de ga­ran­ti­zar to­da la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra po­der al­ber­gar­lo por un pe­rio­do de tiem­po más pro­lon­ga­do”, ex­pli­có a épo­ca Luz Quin­ta­na, li­cen­cia­da en En­fer­me­ría y re­fe­ren­te de la ad­mi­nis­tra­ción del hos­pi­tal San An­to­nio de Mbu­ru­cu­yá.

“Los es­tu­dios que se hi­cie­ron de bi­li­rru­bi­na di­rec­ta e in­di­rec­ta, y tam­bién el he­mo­gra­ma, re­sul­ta­ron muy bien. El be­bé es­tá per­fec­to de sa­lud”, pre­ci­só la pro­fe­sio­nal del cen­tro don­de se ha­bía ejer­ci­do la cus­to­dia du­ran­te las pri­me­ras ho­ras de ha­lla­do al pe­que­ño.

En ese sen­ti­do, acla­ró que di­fe­ren­tes áre­as (en­tre ellas Pe­dia­trí­a) del hos­pi­tal de Mbu­ru­cu­yá se en­cuen­tran en re­fac­ción. “Pu­di­mos asis­tir­lo y cui­dar de él en el área de En­fer­me­rí­a”, apun­tó Quin­ta­na.
“Has­ta que se di­ri­ma la tu­te­la del pe­que­ño, se pre­su­me que pa­sa­rá bas­tan­te tiem­po”, aña­dió. “Por eso la Jus­ti­cia pi­dió el tras­la­do del pe­que­ño a un cen­tro de sa­lud con ma­yor com­ple­ji­dad”.